Browsing Tag

Esade

Mi experiencia como mamá que concilia

Mi experiencia tras ser mamá

Hace un mes me contactó Usúe Madinavetia. La conozco desde que era redactora de la revista El Publicista con lo que yo colaboraba asiduamente. Había sido mamá y se había tirado de cabeza a crear el proyecto Mujeres-Directivas.com. Su primer reto: crear un ebook explicando cómo ha sido nuestra experiencia con la conciliación. Os animo a descargaros este ebook #mamiconcilia aquí. Es fantástico, recoge muchos testimonios y muy diversos de mujeres en el ámbito de la comunicación y el marketing, siempre desde puestos directivos. Me siento muy orgullosa de que haya contado conmigo en este proyecto. En este post quiero compartir con todas vosotras lo que ha sido mi experiencia en temas de conciliación. Es el texto que aparece en el ebook en la pg. 57. Espero que os guste y me encantaría recibir vuestros comentarios.

Mi experiencia tras ser mamá 3

En un momento de mi vida escribí mi Lead (Leadership Assesment and Development). Fue estudiando en Esade. Es un programa de desarrollo de liderazgo, basado en el modelo de inteligencia emocional de Daniel Goleman y Richard Boyatzis. Allí después de explorar mi visión de futuro, mis valores, lo que había sido mi carrera profesional y mi visión personal de la vida, trabajé a fondo para redactar las cosas que me gustarían hacer antes de morir. Suena muy fuerte pero es totalmente necesario. Definí lo que quería que fuera una jornada laboral en 2015. El ejercicio me pedía que me proyectara en el futuro, que desarrollara la imagen de cómo esperaba y soñaba que sería mi vida y mi trabajo en esa fecha. Por aquel entonces yo era una mujer muy estresada, sin hijos, todo el día con el portátil a cuestas. No era ambiciosa pero sí competitiva y muy orientada al logro. En mi Lead escribí frases como las que aquí transcribo: “En 2015 espero estar en mi casa grande y blanca, de techos altos y amplios ventanales, rodeada de luz, de mar y de mis hijos que estudian mientras yo acabo mi trabajo. Soy free lance y me dedico a asesorar a empresas y personas. Trabajo en los proyectos que me gustan tranquilamente desde mi casa. Hago lo que más me gusta: escribir. Me contratan para dar conferencias o asesorar a marcas y empresas en sus procesos de comunicación. Las personas siguen siendo lo más importante en mi vida. Me siento relajada y de buen humor. Mis hijos son también muy creativos”…

Entonces yo no sabía que iba a ser de mi vida, no tenía ni idea de si podría ser madre o no, no sabía que tendría un blog… Pero ya tenía claro qué me gustaba y qué no, para qué servía y para lo qué no. Mis jornadas eran maratonianas en la agencia. Tenía que asesorar a directores de comunicación de grandes y pequeñas empresas, traerles la última novedad, mi trabajo era pura innovación. Me hizo aprender mucho, no sólo de tendencias, sino de la vida, de las personas. Me enseñó a no tener miedo, a buscar soluciones, a confiar en mis capacidades. Me enseñó a ser asertiva y decir que no. Por el camino fui tirando las piedras de mi mochila. Fui arrojando aquellas creencias limitadoras que me habían ayudado a crecer, a llegar hasta donde estaba, pero que ahora me paralizaban. Mi maternidad fue el empuje definitivo.

Mi experiencia tras ser mamá 2

¿Iba a perderme la infancia de mi hijo con lo que me había costado tenerlo? ¿Iba a marcharme de casa a las 8:00 h. para regresar a las 20:00 h. como pronto? Aquí tomé mi primera decisión: reduje mi jornada laboral. En la empresa me lo permitieron. La dirección era comprensiva, aunque con el tiempo observé cómo me apartaba. Sabía que mi tiempo era limitado y que no podía contar conmigo para según qué reuniones y proyectos. Aunque yo quería demostrar incansablemente que podía y que llegaba a todo y esto, creedme, era agotador. No culpo a la empresa. Seguramente soy de las pocas personas que empatiza, entiende y perdona. Tengo claro que somos las personas quienes decidimos nuestro camino y nadie está a merced de nuestras circunstancias. La reducción de sueldo acompañó a la horaria. Eso sí, debía estar localizada, con móvil y mail, las mismas horas aún sin cobrarlas. No obstante, era feliz observando a mi hijo. Aprendí a renunciar, aprendí a conformarme, aprendía a no llorar. Contemplaba la injusticia, pero no sentía impunidad más bien un desinterés creciente. Ahí empezó mi nueva vida. Como en la parábola de la rana ¿La conocéis? Si hubiera estado en una olla con agua hirviendo hubiera saltado inmediatamente, pero cuando realmente te quemas y puedes morir, literalmente hervida, es cuando el agua está caliente y tú dentro, tan a gusto, perdiendo el sentido de lo que quieres, acomodándote en algo que ya no es para ti.

Mi experiencia tras ser mamá 5

En este proceso reflexivo estaba cuando conseguí quedarme embarazada de nuevo. Ahora de una preciosa niña. No explico las vicisitudes que viví pero me sirvieron para salir aún más reforzada y, sobre todo, para entender qué es lo verdaderamente importante en la vida. Mi trabajo de directiva se había convertido en un bodrio, un aburrimiento. No aprendía de nadie y me pasaba todo el día enseñando a los demás. Esto suena muy pedante pero si alguna vez os pasa haced como Leonardo da Vinci, huir. Buscar otro entorno más creativo, más innovador, no os acomodéis, no os queméis.

Mi experiencia tras ser mamá 4

Mi amigos me decían: “Bueno, tú lo tienes fácil, sabes lo que quieres, tienes contactos, tienes ideas…” No me sirven esas justificaciones. Y no son verdad, nunca ha sido fácil. Siempre me he planteado mis decisiones y he dudado día sí y día también de que fueran las acertadas. No soy superwoman.

Mi experiencia tras ser mamá 6

Todos tenemos que tener ganas de mejorar y aprender cada día. Hasta los que no se crean que son capaces de hacerlo. Tenemos que tener claro que una silla, un trabajo no es para siempre, que una empresa puede ir un día bien y un día mal, puede regarte como semilla, darte todas las condiciones para que crezcas profesionalmente en época de bonanza, pero el tamaño, la altura que alcances como árbol solo depende de ti mismo. Todo depende de nuestra constancia, de sembrar el trébol, de buscar la mejor tierra para abonarlo, de recoger un día los frutos de nuestra buena suerte y prosperidad, tanto en la vida como en los negocios.

Mi experiencia tras ser mamá 7

En mi experiencia como directiva, profesional y madre que quería conciliar hubieron renuncias, por supuesto, decisiones complicadas, claro que sí, malabarismos, cómo no, pero no había paso atrás. La vida me lo pedía, el cuerpo me lo pedía, la conciencia me lo pedía. Y lo vi claro y con el corazón, porque lo esencial siempre es invisible a los ojos.

Muchas gracias por esta oportunidad Usúe.

Blogs de moda infantil, Emprendedores, Mamás blogueras

Mamitis, vestir a los niños igual que mamá

Hace unos días me contactó Mariana para presentarme su proyecto Mamitis. Esta es la historia de una madre y una hija granadinas, ahora residentes en Barcelona, que se han lanzado a la aventura de la moda infantil, creando Mamitis, una marca para bebés, niños y mamás en la que se pueden encontrar modelos para vestir igual a toda la familia. Nos lo explican en esta entrevista.

¿Cómo surgió la idea de Mamitis? ¿Y el nombre? 
Tras licenciarme en Esade en Barcelona, trabajé durante varios años en una multinacional. Al nacer mi hija quise hacer un paréntesis en mi carrera y surgió la idea de montar una empresa con mi madre, algo que fuera de las dos y que nos permitiese compaginarlo con nuestra vida familiar. Quisimos hacer un tipo de ropa que no fuese ni muy clásica ni muy moderna, sino un estilo casual para cada día. Nos gustaba la idea de que nuestra hija/nieta fuese vestida como nosotras, con telas de buena calidad y un estilo urbano. Mi madre me contó que cuando yo era pequeña teníamos unos vestidos iguales para las dos y me encantó la idea. Empezamos a buscar algo así pero no nos gustó lo que encontramos, así que empezamos a darle forma a Mamitis. El siguiente paso era encontrar un nombre para la marca, ¡lo más difícil! Una mañana mi marido al ver que llevábamos meses encerradas un montón de horas con nuestra primera colección y que al llegar a casa volvíamos a llamarnos para comentar algún detalle que otro, me dijo “¿no crees que a tu edad sigues teniendo mamitis?” Y con Mamitis nos quedamos.

¿Qué papel tiene Mariana en la empresa? ¿Y su hija? Nos compenetramos estupendamente. Si bien a la hora de diseñar y de elegir las telas nos ponemos juntas manos a la obra, con el resto cada una se ocupa de lo suyo. Mariana madre, además de aportar sus conocimientos técnicos es muy detallista. Se encarga de la producción y del día a día con el taller y se asegura que las prendas acaben siendo de la máxima calidad. Yo en cambio me encargo más de la parte ejecutiva de la empresa, con la administración, la publicidad y la gestión diaria.

¿Qué tipo de productos diseñáis? ¿Son sólo femeninos? 
Diseñamos prendas para bebés desde los 3 a los 24 meses, para niños y niñas desde la talla 3 años a la 10 años y para mamás en las tallas S, M y L. En esta primera colección hay prendas unisex (como los culottes para los bebés) y otras más de niño y de niña. Por petición popular, para la colección de invierno tenemos pensados más modelos para bebés niño y seguramente bañadores a juego para hemanos y mamás para el verano que viene.

¿En qué os inspiráis? 
En las prendas que nos pondríamos cada día pero que tengan algo que digas, ¡lo quiero! Queremos que las mamás puedan ponerle nuestra ropa a los niños tanto para ir al parque como si los quieren llevar más arreglados. Las telas también juegan un papel fundamental y dedicamos todo el tiempo de mundo a seleccionarlas y combinarlas con los distintos modelos.

¿Cuántas prendas incorporáis en cada colección?
Aunque no tenemos cifra fija, aproximadamente 20 modelos que se combinan con diferentes telas. Con cada colección vamos aprendiendo y anotando lo que más éxito tiene para volverlo a repetir o hacer modelos en la misma línea.

¿Cómo las diseñáis y confeccionáis?
Las diseñamos en nuestro pequeño estudio casero de Barcelona que ya había servido para hacer los deberes del colegio y después para estudiar en la Universidad para los tres hermanos. Ahora sirve para todo, para diseñar, como taller de diademas y como sala de juego de la pequeña que aprovecha para probarse todo lo que vamos haciendo improvisando pequeños pases de modelos.

¿Qué sueño tenéis con Mamitis? ¿A dónde queréis llegar?
Nuestro sueño ya está cumplido al podernos dedicar a lo que nos gusta y poder hacerlo juntas. Además contamos con la suerte de una familia y unos amigos que nos apoyan día a día y nos hacen publicidad allí donde van! Queremos seguir creciendo y sobretodo que no se nos acaben las ideas, que es lo más importante. Ahora empezaremos a probar nuevos proyectos, como la organización de showrooms y la participación en la feria barcelonesa “Barcelona en las alturas”, réplica del Portobello londinense que se va a celebrar en Barcelona los próximos 22, 23, 24 y 25 de mayo., para que todo el mundo pueda ver nuestras prendas en directo.

¿Cómo y dónde se puede comprar Mamitis? 
Mamitis se compra por Internet en nuestra web www.mamitis.es y también en Facebook. A nuestros fans les mandamos promociones, ofertas y sorteos de prendas. La web cuenta con una guía de tallas para ayudar en la elección y facilita el pago de las compras con tarjeta de crédito o con transferencia bancaria y en menos de una semana tienes las prendas en casa. Con cada compra regalamos una bolsa muy bonita que se puede usar para ir de Shopping, o por ejemplo, para llevar a la playa.

Muchas gracias y mucha suerte a las dos Marianas con Mamitis. Una historia preciosa. Os seguiremos de cerca.

Moda infantil

Glodos, una diseño futurista y ergonómico para una moto infantil

He conocido en la escuela de negocios Esade la marca Glodos. Tras ella hay tres emprendedores que han diseñado BIT una moto de diseño futurista que ayuda a los peques a dar su primer paso al mundo de las dos ruedas, correr solos y desarrollar los sentidos del equilibrio, la coordinación y la psicomotricidad.
El manillar integrado en el propio chasis, ha sido concebido ergonómica y antropométricamente para favorecer la postura de la conducción. Este manillar también está pensado para los mayores ya que se convierte en una cómoda asa de transporte a la vez que un práctico colgador en espacios reducidos.

BIT, que se vende dentro de una práctica bolsa de transporte, ha recibido ya numerosas menciones en revistas y webs internacionales. Esta moto la venden las tiendas de juguetes más cool, como Barruguet. ¡Felicidades por la idea, emprendedores!

Moda infantil